Facebook Google + Contancto Feed

Estás en: TDAH >

TDAH

El TDAH está definido en el DSM-V como una alteración del neurodesarrollo caracterizada por presentar un patrón persistente de síntomas conductuales de:

  • Inatención.
  • Hiperactividad.
  • Impulsividad.

Que se dan en el medio escolar y familiar y que pueden causar un impacto significativo en las actividades académicas, familiares y sociales de los niños afectados. De hecho, muchos estudios confirman que estos niños no suelen alcanzar su pleno rendimiento académico, repiten curso más a menudo y tienen más problemas emocionales y sociales.

La característica principal de este cuadro es la falta de atención y la dificultad de estos niños para trabajar solos y de forma autónoma, organizar y planificar su tiempo de estudio y trabajo; memorizar y retener información y contenidos escolares; seguir adecuadamente las instrucciones de las tareas y no cometer errores por "despiste"… Pero no en todos los casos, los niños con Déficit de Atención tienen también excesiva inquietud motora ("hiperactividad") e Impulsividad, es decir, dificultad para controlar sus impulsos y pensar antes de actuar.

Por ello, NO hablamos de TDAH, sino que debemos hablar de niños y adolescentes con TDAH, dada la gran variedad de perfiles cognitivos, conductuales y emocionales de los niños que tienen este diagnóstico. Por esta razón, existen tres subtipos:

  • Subtipo Hiperactivo-Impulsivo: domina principalmente los síntomas de Hiperactividad e Impulsividad. Son niños muy movidos, "trastos", atolondrados… y con problemas de conducta y de adaptación social.
  • Subtipo Inatento: predomina la falta de atención y bajo rendimiento escolar.
  • Subtipo Combinado: predomina la falta de atención junto a la Impulsividad Cognitiva.

En la actualidad, el nuevo modelo explicativo del TDAH trata de ligar o asociar estas tres dimensiones del comportamiento con las llamadas FUNCIONES EJECUTIVAS (F.E). Numerosos investigadores consideran que la característica principal del TDAH es la Deficiencia en funciones ejecutivas (DFE) y el pronóstico escolar de un niño con TDAH estaría en función del grado de deficiencia de éstas.

Las FUNCIONES EJECUTIVAS son actividades o procesos mentales complejos necesarios para PLANIFICAR, ORGANIZAR, GUIAR, REVISAR, REGULAR Y EVALUAR cualquier conducta o tarea de índole Cognitivo, social y emocional. Son necesarias para alcanzar METAS y finalizar dichas tareas con éxito y de forma eficaz.

Las F.E. se desarrollan desde el 1er año de vida hasta la adolescencia.

En la etapa escolar, de 5 a 8 años, los niños aún necesitan guías externas para hacer sus tareas y los padres o profesores deben enseñarles a NO responder a estímulos distractores o más atractivos porque ellos NO SABEN INHIBIR IMPULSOS o atender a lo "importante". Los profesores y padres repiten verbalmente y a menudo las instrucciones a seguir para hacer bien las tareas y cómo hacerlas siguiendo unos pasos o secuencia.

De los 9 AÑOS a la adolescencia se va produciendo progresivamente una Internalización o automatización de las instrucciones y por sí solos los niños empiezan a trabajar sin necesidad de control o guía externo. Es lo que llamamos, autoinstrucciones, es decir, :

  • Saben QUÉ hay que hacer.
  • Comprenden las instrucciones y las ejecutan de forma eficaz
  • Son capaces de ser flexibles en la resolución de tareas y superar los posibles obstáculos que se encuentren en su ejecución y de autoevaluar su ejecución (control de errores, revisar, corregir, etc).

Sin embargo, los niños con TDAH (a diferencia de los niños sin TDAH) muestran mayor dificultad para internalizar y aprender las Autoinstrucciones y trabajar solos debido a su Deficiencia en las funciones ejecutivas (D F E). Por lo tanto, el TDAH, NO ES UN Trastorno de habilidad o capacidad sino un TRASTORNO DE EJECUCIÓN y de AUTOREGULACIÓN que se expresa en:

  • DIFICULTAD EN LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS DE FORMA FLEXIBLE.
  • DEFICIENTE DESARROLLO DE ESTRATEGIAS COGNITIVAS PARA ORGANIZAR Y PLANIFICAR TAREAS.
  • BAJA CAPACIDAD ATENCIONAL Y TENDENCIA A COMETER ERRORES POR DESPISTE.
  • Dificultad para memorizar información y seguir adecuadamente instrucciones escritas y/u orales.
  • TENDENCIA A LA IMPULSIVIDAD COGNITIVA, EMOCIONAL Y SOCIAL.

El Déficit en estas Funciones Ejecutivas es la "causa" de que los niños y adolescentes con TDAH a menudo tengan:

Bajo rendimiento escolar e incluso fracaso escolar pese a poseer gran capacidad intelectual en determinadas aptitudes y áreas. Dificultades en sus Habilidades Sociales (negociar, ceder, compartir, resolver conflictos con sus iguales…) y para integrarse en juegos de grupo y de tipo cooperativo, pese a ser niños sociables y extrovertidos.

Problemas emocionales: ansiedad, baja autoestima, baja tolerancia a la frustración, bloqueo emocional… ya que les cuesta expresar y controlar sus emociones y además, tienden a recibir mensajes negativos en el entorno escolar y familiar debido a su impulsividad, falta de atención…

No son niños vagos, "maleducados", sin límites o normas, inmaduros…. Etiquetas frecuentes con las que se les califica. Su falta de interés, apatía o desmotivación suele ser consecuencia de frustraciones acumuladas (lo intento muchas veces pero nunca lo consigo), recriminaciones negativas de maestros y padres y sus sentimientos de baja competencia académica y /o social.

El TDAH no tiene un pronóstico negativo pero es indispensable que se realice un Diagnóstico Psicopedagógico y que padres y profesores comprendan las características de este cuadro para intervenir adecuadamente en el contexto escolar y familiar con las pautas educativas y psicopedagógicas apropiadas.

Los padres deben recurrir a un Pedagogo o Neuropsicólogo para realizar el diagnóstico Psicopedagógico y recibir orientación como padres para ayudar a su hijo a lograr autonomía de trabajo, organizar su tiempo de estudio, resolver correctamente los problemas de conducta de éste, favorecer una buena autoestima y mejorar la dinámica familiar (estos niños pueden ser "desesperantes" por su ritmo lento de trabajo, dificultad para escuchar y obedecer normas…). Es decir, se han de profesionalizar.

Por ello, en el Centro ZANA se realizan mensualmente Talleres de Formación a Padres con niños u adolescentes con TDAH.

Fin de Artículo