Cuántas veces, en casa con nuestros hijos tratamos de que dejen de hacer algo que nos molesta, pedimos favores…. pero parecemos no conseguirlo reaccionando con gritos, “malos gestos” o en una espiral de enfado progresivo que no fomenta una comunicación eficaz.  Y en estos tiempos de pandemia y de mayor tiempo en casa, la comunicación en familia en muchos casos ha empeorado. Pero ¿se puede educar sin gritar? ¿Cómo debemos hablar para que nuestros hijos nos escuchen?  Y además mejorar la comunicación entre los miembros, evitar enfados, expresar nuestras necesidades sin herir al otro, etc.

Esta herramienta que os propongo hoy es capaz de eso y de más cosas. Hace referencia a un concepto proveniente de la psicología y la comunicación eficaz llamado  feedback positivo. En el medio familiar, supone realizar un acuerdo previo entre todos, padres e hijos, sobre cómo nos vamos a decir las cosas a partir de ahora. Pero somos los padres los que debemos dar ejemplo y ser modelo. Muchas veces, tampoco escuchamos a nuestros hijos de forma activa. ¿Cómo hablar con nuestros hijos para que nos escuchen y aprender a escuchar? Aquí están las las “reglas del juego” de la comunicación en familia:

El que da feedback:

  • Expresa lo que necesita o le molesta.
  • Busca mejorar la relación con el  otro.
  • No eleva la voz, mantiene el contacto visual y elige palabras no ofensivas
  • Utiliza esta estructura:
    • Has hecho X.
    • Esa acción ha provocado Y.
    • y yo (u otra persona) me he sentido así: Z
  • No se molesta si la otra persona no cambia su comportamiento (no tiene la obligación de aceptar lo que le digo).
  • Si lo cree necesario, vuelve a decírselo otra vez.

El que lo recibe:

  • El feedback no pretende herir, sino que mejore en algo concreto
  • Escucha sin interrumpir.
  • No “ataca” a quién le habla.
  • El feedback es un regalo: doy las gracias y respondo con mensajes como:
    • ” no sabía que te hiciera esto sentirte así; intentaré cambiar…”.
    • “Tendré en cuenta que algo de lo que he hecho te ha molestado de alguna forma”

Si tanto padres como hijos practicamos este feedback constructivo, podemos conseguir varios beneficios:

  • Cambiar la cultura de “broncas” por otra de respeto y diálogo.
  • Cultivar nuestra capacidad para escuchar de forma activa (es una habilidad)
  • Reducir los niveles de estrés familiar y frustración.
  • Incrementar las oportunidades de éxito en la corrección de comportamientos “irritantes”.
  • Aumentar nuestro autocontrol y empatía.
  • Ayudar, especialmente a los niños, en su capacidad de ser asertivos y su valentía para afrontar de forma positiva situaciones de conflicto: no huir de los problemas.
Niños podium

¿Crees posible aplicarlo? Lo importante para que funcione es que tú lo creas. Pero déjame que te cuente un par de experiencias:

A nivel corporativo, aplicando este esquema a las relaciones dentro de una gran empresa, se consiguió una mejora sostenida del 80%  (media de 3.000 empleados) en la valoración de las relaciones dentro del equipo.

En el ámbito familiar, tras un periodo de lógica adaptación y práctica de esta forma de comunicación, tenemos muchísimos ejemplos de cómo esto ha influido positivamente en el clima de familias que estaban incluso rotas por dentro.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Ver más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Tambíén puedes Revocar el consentimiento de las cookies .

Cerrar