Niño con transtorno en el habla

Siendo conscientes de que no existe un acuerdo entre los investigadores y especialistas a la hora de elaborar una clasificación de este tipo de trastornos, podemos definir como Trastornos del Lenguaje aquellas dificultades que afectan a la recepción, comprensión y elaboración del discurso comunicativo de acuerdo a las reglas de la comunidad Lingüística a la que se pertenece. La Asociación Americana de habla-lenguaje-audición (ASHA), define los trastornos del lenguaje como un trastorno en la adquisición, comprensión o expresión normal del lenguaje hablado o escrito. El trastorno puede implicar a todos o algunos de los componentes del sistema lingüístico: fonológico, morfológico, semántico, sintáctico o pragmático.

Dado que no existen programas específicos para cada uno de los Trastornos del Lenguaje oral y/o escrito, a continuación presentamos algunas de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) que nos ayudan en la intervención de estos trastornos.

1. Nivel comprensivo del lenguaje

Si el trastorno afecta a la comprensión del lenguaje, la intervención se centrará sobre todo en rehabilitar los niveles semántico y morfosintáctico del lenguaje.

1.1. Semántica

En primer lugar, vamos a revisar el software existente para trabajar tanto el léxico como su significado. Por lo tanto, os centraremos en aquellos programas que posibiliten la presentación de un significante (expresión oral o escrita) y un significado (gráfico o imagen).

Existen múltiples programas o recursos tecnológicos que nos permiten:

  • Relacionar significante con significado
  • Ampliar el vocabulario o léxico a partir de campos semánticos
  • Establecer relaciones causa/efecto
  • Relacionar significantes con significados equivalentes (sinónimos)
  • Relacionar significantes con significados opuestos (antónimos)

Entre ellos, tenemos los siguientes programas:

1.2. Morfosintaxis

A continuación, revisamos aquellos programas que tienen por objetivo ejercitar la construcción de frases correctas, teniendo en cuenta: la concordancia género-número, la estructura de la oración, los elementos de la oración, la coherencia y el sentido de la oración como elemento comunicativo. Las actividades a realizar dependerán de si el paciente sabe leer o no.

1.3. Pragmática

La pragmática hace referencia al modo en que el contexto incide en la interpretación o significado que damos al lenguaje. En el proceso de dotar de significado a un mensaje oral influyen diversas variables de contexto: situación, gestos, relación interpersonal entre los hablantes, etc. Por lo tanto, la pragmática se centra en los elementos extralingüísticos de la comunicación.

Algunas de las actividades a realizar podrían ser:

  • Correspondencia o falta de correspondencia entre el contexto representado mediante una imagen y el mensaje oral
  • Uso de frases que varían su significado en función del contexto
  • Relación o falta de relación entre un mensaje y las expresiones faciales del hablante
  • Completar un mensaje (bocadillo) de un personaje a partir de una secuencia anterior

Existen muy pocos programas informáticos que tengan por objeto la intervención de la pragmática. Como ejemplo podemos reseñar los siguientes recursos tecnológicos:

  • Algo para hablar de Apanda (Asociación de Padres de Niños con Deficiencias Auditivas, de Cartagena – Murcia)
  • Cuéntamedentro del proyecto COMUNICA

2. Nivel expresivo del lenguaje

Por último, si el trastorno afecta al nivel expresivo del lenguaje, la intervención se encaminará principalmente a rehabilitar el nivel fonológico y pragmático del lenguaje. Resultarían de especial interés actividades que nos permitan:

  • Mostrar palabras que deberán ser emitidas por el paciente. Es importante tener además la posibilidad de grabar las producciones sonoras de los pacientes
  • Completar frases, incorporando la palabra que falta. Al igual que en el caso anterior sería de interés grabar las emisiones del paciente
  • Presentar un feedback o retroalimentación visual ante la emisión de sonido por parte del paciente

Algunos de los recursos tecnológicos que nos podrían servir para atender estos objetivos:

Actualmente no existen programas informáticos específicos para la intervención de un determinado trastorno, sino que, la mayoría de los programas presentan actividades para la intervención dirigida a uno o más de los componentes del lenguaje. De modo que, la decisión sobre la mayor o menor adecuación del uso de un determinado recurso tecnológico en el proceso de intervención deberá realizarse por parte del logopeda de forma individualizada, atendiendo a las características de cada uno de los procesos de intervención, las características del sujeto y las aportaciones que el programa informático puede ofrecer en ese caso concreto.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar